sábado, 20 de octubre de 2007

Alcalá de Henares - Guadalajara

Lo prometido es deuda, así que os detallo una ruta correspondiente a la zona Este de Madrid. En este caso uniremos dos ciudades con historia, que en coche distan 30 kilómetros entre sí aunque para nuestro entretenimiento vamos a recorrer aproximadamente 62 kilómetros. Esta ruta la he encontrado en bicirutas.net, ampliando la información y ofreciendo material gráfico.

Salimos de Alcalá desde la estación de Renfe. Recorremos el Paseo de la Estación y el Paseo de la Alameda para alcanzar la Ronda del Henares. Ahí mos incorporaremos a un paseo junto a un parque, eso sí, sin llegar a cruzar el río. Únicamente cuando se acabe el paseo lo cruzaremos e iremos por un camino que va pegadito al río Henares por su margen derecho.














Nos toparemos entonces de bruces con el puente de la M300 sobre el propio Henares. Nos incorporamos a la carretera cruzando el río. A unos cientos de metros, tras pasar dos edificaciones, hayamos la entrada al parque de los Cerros. Accedemos a él, y tras descender escasos 200 metros, encontramos a la derecha una bifurcación franqueada por una barrera roja y blanca. Deberemos seguir ese camino hasta encontrar, de nuevo a nuestra derecha, otra bifurcación señalada con un cartel con letras verdes que dice: PTA VERDE.














Ascenderemos durante aproximadamente un kilómetro para salir del parque de los Cerros, topándonos con la M213. Aquí debemos incorporarnos a la carretera girando a nuestra derecha. Nos encontraremos más adelante con una rotonda; nosotros optaremos por tomar la M204 en dirección a Villalbilla y Corpa.


300 metros antes de cruzar las vías del AVE, junto al kilómetro 41, encontramos a nuestra derecha el conocido como "Camino de Isabela". Nos incorporamos a él, disfrutando de un cómodo firme hasta que veamos a nuestra izquierda, otro camino que esta vez sí pasa por debajo del entramado férreo. Seguiremos ese camino de frente, hasta incorporarnos de nuevo a la M204, en dirección Villalbilla (derecha).


Justo al entrar al núcleo urbano de Villalbilla, encontramos una rotonda. Optaremos por seguir en dirección Villalbilla / Corpa. Se convierte la carretera en la M233. A partir de este punto, comienza el ascenso a la urbanización El Robledal por un pequeño puerto, muy cómodo de ascender y por el que pasan pocos vehículos. Seguiremos en carretera hasta el municipio de Corpa.


Una vez salgamos de Corpa tomamos la M225 en dirección Pezuela de las Torres. Sin embargo, 100 metros después del kilómetro 17 se abre a nuestra izquierda un camino de tierra que tomaremos sin dudarlo.













A partir de ese momento, ascendemos ligeramente hasta un minúsculo pinar. En ese momento, el camino se bifurca y nosotros optaremos por la opción de nuestra derecha. A partir de ese momento, debemos seguir el camino siempre de frente, sin desviarnos en ninguno de los caminos que vayan saliendo. Haciendo caso a nuestro sentido común, llegaremos al municipio alcarreño de Pioz.













Una vez en Pioz atravesamos el pueblo por la calle que nos encontramos de frente conforme crucemos la carretera (veremos el ayuntamiento a nuestra derecha). Al final de esta calle, nos encontramos una urbanización con una señal de prohibido el paso. Hacemos caso omiso de la indicación y seguimos de frente, de tal manera que desembocamos en un camino de tierra paralelo a la carretera CM-2004 en dirección a Pozo de Guadalajara.


Seguiremos este camino siempre de frente, alternando tramos de tierra, asfalto y grava. Al final del tramo nos incorporamos a la CM-2004, justo en la salida de Pozo de Guadalajara. Un centenar de metros más adelante, nos encontramos con un desvío hacia Aranzueque y Valdarachas. Junto al desvío, nace un camino de tierra. Optamos por él.














Únicamente habiendo recorrido unos 200 metros de este camino, nos encontramos con un cruce. Giraremos a nuestra izquierda, de tal manera que seguiremos paralelos a la CM-2004 por un camino sinuoso y muy entretenido, en el que con probabilidad nos encontraremos con más de un charco. Siempre lo seguiremos de frente, durante varios kilómetros, alcanzando finalmente una pista muy marcada y que poco tiene que ver con el terreno arcilloso que hemos recorrido anteriormente.


Poco a poco iremos viendo, en el horizonte, las mismas vías del AVE que cruzamos al principio de la ruta. Seguiremos el camino siempre en paralelo a las vías hasta que nos encontremos de frente con un puente de color azul que cruza por encima del entramado ferreo. Ojo porque un par de kilómetros antes, habremos divisado otro puente similar a nuestra derecha. Debemos coger éste segundo puente (en caso de que hubiésemos tomado el primer puente, nos tendríamos que haber desviado por un camino que surge a mano izquierda).


A partir de aquí el camino se vuelve tortuoso y virado, con infinidad de opciones para circular. Nuestro sentido común nos dirigirá siempre de frente. Únicamente nos desviaremos en el momento en que una pista muy definida se cruce en nuestro camino. Aquí giraremos a nuestra izquierda y como referencia, veremos a lo lejos un caserío.


Nos acercamos a Guadalajara pero antes, deberemos resolver un aventurado escollo. Descender por un camino con fuertes desniveles, que pondrán a prueba los frenos de nuestra bicicleta. Ojo porque hay tramos con descensos muy pronunciados.












Una vez superada esta dificultad orográfica llegamos a Guadalajara. Lo hacemos por carretera a través de la Nacional 320 (como referencia, según nos incorporamos veremos a nuestra derecha el Hospital General y Universitario de la ciudad). Tras pasar por debajo de la A2, entramos al casco urbano por la calle Toledo. Siempre de frente y descendiendo, continuamos por la calle de la Virgen del Amparo, calle Mayor, calle de Miguel Fluiters (ojo, esta en dirección contraria, recomendamos que se haga por el arcén), calle Madrid (en dirección a la Estación de Trenes), paseo de la Estación y por último calle de Aritio Francisco. Aquí nos encontramos con la Estación de Cercanías de Guadalajara, final de nuestra ruta.

2 comentarios:

jorgt dijo...

Hola! Buena pinta, yo este fin de voy a ver si hago una por la zona de Aranzueque, si al final me animo te la paso, me salia de unos 45 km. Esta que has puesto esta bien pero llegas a Corpa y se acaba la diversion. La subida pica bastante. Un saludo y gracias

Álvaro dijo...

Sí es cierto que a partir de Corpa es pedaleo constante, pimpum pimpam. Sin embargo, el tramo de descenso hacia Guadalajara ciudad es bastante entretenido, incluso peligroso en algunas pendientes.

Un saludo.